Las Mujeres de mi Vida











{6 enero 2009}   una noche con mi vecina

Hace mucho tiempo atrás, conocí a una chica de mas o menos unos 18 años, de contextura algo subida de peso; pero con unos pechos increíblemente grandes, la llamaremos Adriana.

 

Pues no era nada mas ni nada menos que mi vecina, vivía al frente y desde mi ventana podía divisar su habitación a todo dar; cuando no yo el mas malogrado sexual recostado sobre mi ventana, podía ver en las noches el gran espectáculo que ella daba al quitarse la ropa para meterse a la ducha.

 

Así que sabiendo eso y lo linda que era un dia al llegar a la estación de bus, de repente apareció a mi lado a esperar ella también el bus, no lo dude ni un segundo y me dispuse a hablarle, le pregunte su nombre me presente y de frente le dije que me gustaría salir a cenar con ella, le dije lo linda que era y que de verdad cada dia me enamoraba mas y mas de ella.

 

Todo quedo allí no me dijo nada solo rió me dio su teléfono y me dijo que la llamara en la noche a partir de las ocho, como un idiota esperando que la maldita hora llegara hasta que por fin espero algunos minutos mas para que no creyera que estaba desesperado, aunque era verdad tenia unas ganas de enamorarla y meterla a mi cama que no para hasta conseguirlo.

 

Empecé a escribirle y me di cuenta que la gordita de la que pensé que era tranquila en realidad era una maquina sexual y muy caliente pues empezamos a entablar conversación por mensajes de texto y cada mensaje que me respondía pues era mas caliente que el mensaje que yo le mandaba.

 

Y como vivíamos frente a frente después de tantos mensajes calentones pues como podrán entender uno no es de fierro y tenia todo a punto de explotar, así que decidí arriesgarme y le dije que si después de todo esos mensaje no quería poner en practica algo de todo lo que ya habíamos hablado, en pocas palabras la invite a mi cama pues ya que su único trabajo seria cruzar la calle y entrar a mi casa subir a mi cuarto y el resto lo haría yo.

 

La verdad pensé que me mandaría al diablo pero al cabo de cinco minutos alguien llamo a mi puerta y claro era ella que venia a poner en práctica algunos de sus mensajes, la noche fue muy agresiva pues solo tomábamos un poco a liento para seguir con la gran y trabajosa faena sexual.

 

Después de no se cuantas veces en toda una noche quede rendido y sin ganas de volver a tener sexo por un par de horas así que la gordita se vistió y salio para poder alistar e ir a estudiar.      



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: