Las Mujeres de mi Vida











{27 octubre 2008}   HISTORIA DE LA OFICINA

El curso de esta historia ocurre en una oficina por los años 2002,2003

Yo tenia 20 años cuando entre a trabajar a una Empresa dedicada a la Salud Humana, pues tenia una oficina que la compartía con una chica y los encargados de mensajeria, mi labor era la parte administrativa y era cosa de laborar de 4 a 5 horas diarias sin importar el horarios,  pero todo ocurre cuando empiezo a entablar conversación con la secretaria de mi jefe una muchacha de mas o menos 26 años, casada y con 2 hijos, la relación laborar se hacia siempre muy amena yo disfrutaba de su compañía y ella de la mía, y paso el tiempo éramos muy amigos y la confianza aumento entre ambos, nos contábamos cosas y de momento a otro empezó a contarme su vida y los problemas que pasaba con su esposo, la relación no estaba muy bien que digamos pero no daba a notar eso entre sus amigos pues tenían varios problemas y trataba de buscar un consuelo o algo así.

En el transcurso del tiempo las bromas entre ambos aumentaban y ya cada vez se hacían mas malcriadas pero sin embargo ella nunca se molestaba y parecía que le gustaba así que empezamos a entablar una conversación por medio de los mensajes de texto, yo muchas veces tenia que trabajar en otra oficina y durante toda la tarde conversábamos mucho llamadas, mensajes y cosas así.

Lo mejor vino un día sábado cuando le mande un mensaje y le dije que no se atrevía a tener una aventura con migo solo se rió y me dijo que no la retara que no le gustaba eso y le conteste de inmediato que si que le ponía un reto a ver si aceptaba o decidía desistir de la propuesta, aunque yo mismo dije no creo que pase nada ya que es casada y no creo que quiera jugar a algo extramatrimonial, hasta que un sábado mientras yo trabajaba a unas cuadras de su oficina me mando un mensaje y me dijo, pues estuve pensando en tu propuesta y me sonó interesante fácil y si probamos veremos que pasa, yo quede sorprendido por que pensé que no respondería a ese juego, pero me di cuenta que si que quería hacer algo fuera de lo común de lo que normalmente hacia con su marido, así que le dije que pues cuando hoy día si quieres, y me dijo perfecto te aviso a la hora que mi mensajero se va para que puedas venir a la oficina sin que nadie te vea.

Pasaron las horas y a eso de la 1.30 mas o menos sonó mi celular y era ella diciéndome ven a la oficina que ya no hay nadie, así que apague mi computadora cual pedo, recogí mis cosas y salir directo a su trabajo pues encontré la puerta entre abierta y al entrar estaba ella sentada en al recepción, pensé que me daría una cachetada por ser tan atrevido y por haberle hecho esa proposición pero cuando me acerque a saludarla me dio tremendo beso, que solo me quedo contéstaselo sin decir nada.

No pasaron ni 2 minutos y ya estaba en cima de ella, ambos sin ropa y caminos al consultorio de mi jefe pues ya que tenia un tremendo sillón era buen momento para saber que tan bueno y resistente era no jajá, pasamos la tarde allí justos salimos como a las 6 de la tarde cada uno a su casa, ella feliz por lo que había hecho y yo con una sonrisa de oreja a oreja pues me acababa de acostar con una china bien rica que tenia todo bien puesto y se movía como no tiene idea, muchas veces pensé como su marido no puede dejarla satisfecha si ella es única en la cama; pero bueno eran cosas de ellos, yo solo me limitaba a hacerla gozar por todo lo que su esposo lo podía, pues cada día la relación se fue intensificando mas y mas, el horario de entrada era a las 9.30 y sin embargo llegábamos  a las 8 y nos encerrábamos en la oficina, teníamos un encuentro sexual como loco de mas o menos una hora y de allí todos tranquilo ya teníamos todo calculado en el horario de la gente que entraba a trabajar y mientras ello no estaban la oficina era nuestra pues muchas veces teníamos sexo 3 a 4 veces al día era lo mejor una china rica montándose encima de ti a cada rato, pues se notaba que su esposo no la complacía, y se desquitaba con migo, pues los horarios eran de 8 a 9:15 de la mañana en la tarde de 1:30 a 2:30 eso era antes de su almuerzo y después del almuerzo como postre de 3 de la tarde a 4:30, sin contar los ratos libres que nos encerrábamos en el cuarto de archivos sin que nadie se diera cuenta y nos pegábamos tremendo polvo que terminábamos con sueño y hambre, pues teníamos una buena relación sexual, éramos unos enfermos sexuales pues no desperdiciábamos una oportunidad así que la aprovechábamos al máximo muchas veces nos mandaban a reuniones juntos y al salir de la reunión que siempre eran fuera de la oficina nos desviábamos a un motel a apagar nuestro deseo sexual y llegar  a la oficina a poder trabajar y esperar la hora del almuerzo para poder volver a disfrutar de la delicia que tenia esa chinita linda.

Paso un año y la relación empezó a cambiar el marido empezó a sospechar de las andadas de su mujer por la cual empezó a recogerla y llevársela a almorzar entonces las cosas se hacían algo mas complicadas, hasta que un día me salio con que se quería separar y pedir el divorcio a su esposo para poder así entablar una relación estable con migo cosa que a mi no me gusto para nada pues no tenia el mayor placer de entablar una relación con ella así que le dije que pensara bien lo que quería hacer que nuestra relación estaba bien así como estaba y que era mejor seguir así total ella tenia un futuro asegurado con su esposo y yo solo era un pasatiempo que la podía hacer gozar mientras ella quiera, pero sin compromiso alguno pues puse bien en claro que si se separaba nuestra relación terminaba así que me mantuve firme en eso pero la relación sexual con ella disminuyo cada vez mas y mas hasta que solo lo hacíamos una vez cada día mientras yo empecé a buscar en otra mujer lo que ella ya no me quería dar.

Al cabo de un año y medio de relación por ambas parte decidimos poner fin a nuestra desenfrenada relación sexual, sin dejar oportunidad de volver a reanudar nuestra vida sexual juntos.

Ya pasaron cuatro años desde que eso paso y de vez encunado me llama o viceversa para saber como estoy pero ya no pasa nada, en fin diríamos que quedamos como amigos muy cercanos.

Nuestros jefe nunca se entero y así pudimos continuar nuestra labor en la misma oficina pero sin ninguna posibilidad de relación entre ambos, hasta el 2007 que me retire de la oficina por que encontré otro trabajo mejor.

 

         

 

 



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: