Las Mujeres de mi Vida











{12 febrero 2009}   tirando en el auto de mi jefe

La secretaria, que jefe no se a acostado con su secretaria, en algún hotel, en el departamento de ella, en una casa de campo o en la misma oficina; eso es algo natural entre ellos; pero quien a tirado en el carro de su jefe y con su secretaria, bueno ese fui yo.

 

Pues hace tiempo cuando trabajaba en una clínica era muy amigo de la secretaria de mi jefe y entre tanto hablar y molestarla nos hicimos muy amigos y confidentes al extremo que ella me contaba sus cosas, bueno en una noche nuestro jefe nos invito a una reunión que se daría en su casa, así que sin dudarlo fui y de hecho que ella estaría allí sin reparo alguno; ya en medio de la fiesta y el baile y todo, la gente algo tomada me acerque a la secretaria y empezamos a conversar y le decía algo así como que estas muy linda esta noche y alguna que otra forma de afanarla según yo.

 

Hasta que en un momento a otro salimos al balcón a tomar algo de aire y conversar más tranquilos y en medio de la conversación se me ocurre preguntarle si alguna vez había tenido sexo loco, ella pregunto que como era eso y le dije de verdad quieres ver como es eso y me dijo si a ver enséñame, no dude ni un segundo y le dije te espero en la cochera, baje lo mas rápido que pude a la cochera de mi jefe y en ese momento estaba su auto un seat leon bello color negro con lunas oscuras así que me metí en el auto y de pronto una sombra bajaba las escaleras y era ella que con una botella de whisky en la mano decencia las escaleras así que no me importo que traía solo la quería meter al auto y ver que se podía hacer allí.

 

Ya una vez dentro empecé a meterle la mano por debajo de la falta mientras que estiraba los asientos y mientras hacia eso yo sabia que los asientos traseros del auto se podían poner como una cama así que los eche y eche los delanteros y maravilla tenia una cama no tan cómoda pero para el momento todo era tan valido que parecía una muy buena cama.

 

Si necesidad de quitarle el vestido, metí me cabeza dentro de su vestido y maravilla no tenia ropa interior pues ella me dijo que cuando se ponía vestido no la usaba y no saben lo beneficioso que es así que de un momento a otro tenia los pantalones abajo y a ella en cima con su botella en la mano gritando y tomando a la vez pues solo fue un polvo pero ese polvo duro algo mas de treinta minutos dándole a la maldita secretaria en el auto de mi jefe pues le hice todo lo que el tiempo me alcanzo entre poses y sexo oral pues allí descubrí que algunas mujeres les gusta y otras no pero a esta le encantaba que le besaran el clítoris se lo muerdan y lo jalen pues ella se venia sin parar y a grandes chorros con cada una de esas cosas.

 

Nunca estaré mas agradecido de mi jefe por brindarme su casa para la fiesta, su auto para hacer algo loco y a su secretaria para poder comérmela en plena fiesta.      



et cetera
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.